Celebrando la Muerte

Cuando la luz de la luna cubre los cementerios, la tenue irradiación de una inmensidad de velas reflejan sombras y sentimientos de las cruces y ángeles que se postran sobre las tumbas. Un aroma dulce persiste en el aire mientras la nostálgica música de las guitarras complementa una de las noches más especiales para los mexicanos, una noche que festeja el fin de la vida y la unión de dos mundos; el de los vivos y el de los muertos.

Cada 2 de Noviembre en México las personas visitan los restos de sus familiares y amigos. Lo cementerios que durante la mayor parte del año permanecen sombríos, grises y sin vida se transforman en una majestuosa feria de color, aromas, flores, música y comida que se entremezclan para traer a la memoria y a la vida a los seres que ya no nos acompañan en esta existencia.
La tradición de celebrar la muerte existía mucho antes de que los españoles llegaran a pisar la gran Tenochtitlan. Las culturas prehispánicas creían que las almas de las personas eran inmortales y que tras dejar la vida terrenal serían capaces de viajar a otro mundo. A diferencia del cristianismo, para los antiguos no existía diferencia del lugar a donde el alma se dirigía; si la persona había actuado correctamente o hubiese sido un arduo pecador no era de importancia. Toda alma se dirigía a Mictlán, sin embargo no todas las almas se transformarían en lo mismo al llegar al otro mundo, eso se definía de acuerdo a como la persona hubiese muerto. Los guerreros que habían luchado y servido con honor se convertirían en fastuosos pájaros de colorido plumaje que viajaban junto al sol al alba y el crepúsculo -Algunos guerreros eran sacrificados ya que se pensaba que el sol necesitaba de sangre para conservar la energía y seguir su curso-.

El viaje a Mictlán –el otro mundo- no era sencillo. El alma tenía que cruzar caudalosos ríos, escalar altas montañas y pelear ferozmente con animales salvajes. Esta era la razón por la que la persona era enterrada con todo lo que fuera necesario para sortear los obstáculos que el alma tuviese que sufrir para llegar a su destino en el otro mundo.

Alimento, sal, agua, un cuchillo de piedra y un perro en ocasiones aún con vida era enterrado al lado del difunto. El perro servía para guiar al espíritu en su camino a Mictlán, la sal sería usada para sobornar al guardia que protegía la entrada al otro mundo y lo restante se utilizaría para sobrevivir a los obstáculos de la travesía.

Cientos de años han pasado tras la conquista de los españoles marcando el culmino de muchas de las tradiciones de nuestros antepasados, aun así los mexicanos seguimos buscando un vínculo con Mictlán. Cada 2 de Noviembre las familias se reúnen y preparan altares en honor de sus familiares muertos.
Los altares de muertos se construyen en hogares, escuelas o sobre las tumbas de los seres amados. La comida favorita del difunto es cocinada y puesta sobre el altar, al igual que una fotografía de quién se festeja; música, agua, sal, un pequeño perro de barro y coloridos cráneos de azúcar acompañan los artículos favoritos de la persona celebrada.
La tradición dicta que durante la noche el espíritu del finado amado recibe permiso del otro mundo para volver a la tierra y convivir con sus seres queridos para juntos saborear la idea de que pronto todos se reunirán de nuevo en el soberano Mictlán.
“Para el habitante de New York, París o Londres, la muerte es la palabra que jamás se pronuncia porque quema los labios. El mexicano en cambio, la frecuenta, la burla, la acaricia, duerme con ella, la festeja, es uno de sus juguetes favoritos y su amor más permanente”.  Octavio Paz. Laberinto de la Soledad.

Dudas, comentarios y demás

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: